LA CASA DE LAS FLORES º SECUNDINO ZUAZO

 

 

Hoy desde Xirimiri, queremos rendir un homenaje a una vivienda, que, tal vez, haya pasado desapercibida para muchos viandantes. Cuando uno visita Madrid, disfruta de lo más típico, Retiro, la Milla de Oro (si tiene esa suerte), el paseo del Prado, la Puerta del Sol y poco más. Muchas veces todos vamos dirigidos, mirando a la acera, al metro, al Starbucks o a la gente, pero muy pocas veces no paramos en disfrutar de las fachadas, de los edificios. Aquí queda buena prueba de ello. Sitúense, parada de metro: Argüelles, arbolado por doquier y el gran edificio del Corte Inglés. Obviemos esto último. Nos interesa recorrer sus calles, fijarnos en sus edificios. Y así es cómo daremos con la Casa de las Flores, obra del arquitecto bilbaíno Secundino Zuazo.

Today post is about housing, which, perhaps, has gone unnoticed for many pedestrians. When you visit Madrid, you could enjoy the most typical. Many times  we all directed, looking at the sidewalk, the subway or people, but rarely dont stop to enjoy waching the buildings facades. Metro: Argüelles, trees everywhere and the great Corte Inglés building. Obviate the latter. We want to walk the streets, look at their buildings. And that’s how we’ll find the House of Flowers, designed by the architect Secundino Zuazo.










 

Zuazo dominaba el lenguaje historicista en plena década de los veinte, pero, una década más tarde optaría por el racionalismo, que ya había sido defendido por Fernando García Mercadal, amigo de Le Corbusier. Zuazu levantaría en pleno Chamberí, una manzana de viviendas, donde primarán los espacios al aire libre, terrazas, patios, repletos de flores y árboles. El edificio consta de cinco plantas,  el nivel calle está abierto por una serie de arcos de medio punto, que servirían de acceso a los propios portales, así como escaparates para algunos establecimientos. Hoy lo ocupa un banco. Tres patios distribuyen las viviendas, un total de 288, cuyas fachadas están levantadas en ladrillo, más local y con clara raíz tradicional que el hormigón utilizado durante el racionalismo.

Zuazo practiced  historicist language of twenties, but a decade later opt for rationalism, which had been defended by Fernando Garcia Mercadal, a friend of Le Corbusier. Rise in full Chamberí Zuazu built a housing block where prevail outdoor spaces, terraces, full of flowers and trees. The building consists of five floors, the street level is open in a series of arches, which serve as access to their own portals and storefronts for some establishments. Now occupied by a bank. Three courtyards housing distributed, a total of 288 houses, whose facades are raised in brick, more local and traditional roots  than the concrete used for rationalism.




La Casa de las Flores fue vivienda de Pablo Neruda, cuando éste trabajó como cónsul de Chile en España, y sus paredes testigo de las conversaciones de asiduos como Ramón del Valle-Inclán, Vicente Aleixandre, Azaña, Pablo Iglesias, la pintora Maruja Mallo o el arquitecto Lacasa, entre otros.
Durante la Guerra Civil, Zuazo marcha del país y la Casa de las Flores quedaría situada en pleno frente de batalla. Se convertirá en cárcel y almacén para guardar arsenal. Hoy de la Casa de las Flores sólo nos queda los geranios, desde la calle aun pueden verse los patios con árboles y uno se imagina lo que sería vivir allí, y una inscripción nos recuerda quién vivió allí: ”Madrid recuerda a Pablo Neruda”. Nunca sabes dónde podrás encontrar Historia.

The House of Flowers was Pablo Neruda’s house, when he served as Chilean consul in Spain, and its walls witnessed regular talks by Ramón del Valle-Inclan, Vicente Aleixandre, Azaña Pablo Iglesias, the painter Maruja Mallo or Lacasa architect, among others.

During the Civil War, Zuazo left the country and the House of Flowers would be located in the front lines of the battle. It will become a jail and a warehouse to store the arsenal. Today the House of Flowers has just geraniums, from the street still visible yards with trees and one imagines what it would be to live there, and an inscription reminds us who lived there:” Madrid” Pablo Neruda recalls.



 

¡Nos vemos en mime!
¡Feliz semana!
See you in mime!
Happy week!
error: